domingo, 8 de febrero de 2015

El negocio de reparar o transformar prendas


Una modalidad de actualizar, renovar o ajustar prendas a la medida, se a convertido hoy en día en una fuente de trabajo para muchos y una manera de ahorrar dinero para otros.
Transformar una prenda, o repararla es un trabajo que requiere tener conocimientos de costura. La costura es un arte como cualquier otro; hay que tener talento. No todo el que aprende a manejar los pinceles se convierte en pintor.

Ésto porque arreglar ropa se ha convertido en un negocio de moda; a muchos les va bien, otros, desisten al poco tiempo.
Se preguntan ¿porqué?. Muy sencillo:
Ingenuo pensamiento aquel: - Si a mi vecino le va bien arreglando trapos, ¿porque? yo no hago lo mismo, si yo hice un curso hace tiempo en Arturo Tejada. - Perfecto. Le puede montar la competencia al vecino, o lo que es mejor: Monta un mejor local en otro sitio.

Solamente puede igualar o ganar al vecino con su talento, o consiguiendo gente que lo tenga y trabaje para usted. Eso y una buena ubicación  hacen que su negocio prospere.
El gusto, el talento y las ganas, son las principales herramientas que tiene que tener quien quiera aprender a coser, ya sea para confeccionar o arreglar ropa. Solo que confeccionar toda clase de prendas se requiere recorrer un camino largo para perfeccionar; no obstante quien aprende y practica armando una prenda hasta lograr la perfección. Puede para lo demás tener la ayuda del sentido común y su propia intuición; además de practicar, practicar y practicar. Esto hace al maestro.






Algo muy importante para quien decide ganarse la vida ajustando o transformando prendas, es tener conocimientos de patronaje; esto le da una apertura mental para saber como y que hay que hacer en tal o cual caso.
A todo negocio de arreglos  llegan prendas de toda clase, la mayoría muy fáciles, pero cuando los clientes empiezan a confiar en usted; empiezan a llevar prendas de alta costura como sastrería y otras que es mejor tener la persona especializada, si usted no ha llegado a éste nivel; a menos que se trate de dobladillos o ajustes en  cintura y cadera.
Cada vez que usted transforme una prenda, pregúntese: ¿compraría yo ésta prenda, si la veo en una tienda? si su respuesta es, si; sus clientes estarán satisfechos de su trabajo.
Algo que hay que cuidar con mucho celo si tiene operarios o usted mismo es la honestidad, es tan importante como la calidad del trabajo.
Ingenuamente algunos clientes llegan con una chaqueta para cambio de cremallera; solo porque no saben manejar las de doble sleider o corredera, en la creencia de estar dañada.
Los sacos de hombre la mayoría los venden con los bolsillos cerrados para que no se deformen; algunas personas creen que no tiene bolsillos y llegan a su negocio para que le los coloquen. Si usted o su dependiente creen que es parte del negocio cobrar por algo que no se hizo; (muchos lo hacen) ya está perdiendo, por ésto y por muchas otras razones, ya que en algún momento el cliente se dará cuenta y empezará haciendo mala propaganda.
Un cliente así  no se aleja solo, quita la posibilidad que lleguen muchos, en cambio, un cliente satisfecho vale más que cualquier comercial pago. El voz a voz atrae más clientes.
Bueno, querida amiga o amigo, si usted está aprendiendo a coser y le gusta hágalo bien y si quiere vivir de ésto con mayor razón para no ser explotado en maquilas.
Mi razón de estar en éste medio es orientar a quienes aprenden solos dando una manita a su talento.

Muchas gracias. Espero sus comentarios, sus visitas.  En facebook mas ideas de costura.

1 comentario:

  1. me gustaria aprende para ganarme un dinerito que lo necesito.hago muchas manualidades pero me guata arender.

    ResponderEliminar